Seleccionar página

Seguro que muchos de vosotros habréis oído hablar alguna vez de la tos de las perreras, pero quizás todavía no sepáis lo que es. Hoy os lo explicamos detalladamente para disipar todas vuestras dudas.

La traqueobronquitis infecciosa canina, más comúnmente conocida como la tos de las perreras puesto que suele desarrollarse en lugares donde conviven una gran cantidad de perros, como perreras o criaderos, es una patología que afecta al sistema respiratorio.

Esta enfermedad respiratoria canina de origen vírico y bacteriano es conocida también como rinotraqueitis, la cual afecta a las vías respiratorias superiores. Concretamente se ven afectadas la cavidad nasal, la laringe, la tráquea, las cuerdas vocales y los bronquios, se podría comparar con nuestra gripe. Aunque su afección no es grave ni peligrosa a priori, resulta altamente contagiosa entre los perros por eso es muy importante hacer todo lo posible para evitarla.

Antaño, esta enfermedad se producía únicamente en perreras o criaderos con inadecuadas condiciones higiénicas. Hoy en día, con el incremento de protectoras animales, casas de acogida de mascotas abandonadas, en general, de lugares en los que se concentran un gran número de canes, la patología se ha propagado con mayor rapidez debido a su elevado índice de contagio, y no tanto por condiciones inapropiadas.

¿Cuáles son los principales síntomas?

El síntoma más claro y evidente es la tos. El perro puede toser cuando sienta presión en el cuello, realice un esfuerzo físico o cuando esté en estado natural. Es habitual que cuando se acude al veterinario se explique que el perro tiene tos seca y arcadas, como si tuviese algo en la garganta. Sin embargo, estas no son las únicas manifestaciones que tiene la enfermedad. Puede presentar secreciones en forma de pequeños vómitos blancos y espumosos, secreciones oculares, nasales y fiebre.

El decaimiento, el malestar general, la falta de apetito y de energía son otros de los síntomas de la tos de las perreras. Si observas que tu can presenta alguno de estos indicios, no lo dudes y acude al veterinario rápidamente. Aunque no se trate de una enfermedad de carácter grave, sí requiere tratamiento veterinario para curarla y evitar que empeore.

¿Cómo podemos prevenirla?

La mejor forma de prevenir esta enfermedad es protegiendo a nuestros peludos viviendo en un entorno óptimo, es decir, limpio y con una temperatura adecuada. Por supuesto, proporcionarles una buena alimentación y prestar atención a sus cuidados e higiene también es fundamental para que estén sanos y no desarrollen esta y otras enfermedades.

Además, existe una vacuna para evitar esta enfermedad, diseñada para proteger a los perros de esta patología concreta, la Bb+PIC. A pesar de que esta vacuna no esté accesible en todo el mundo, en nuestra red de veterinarios HGVET contamos con esta vacuna entre otras muchas otras más. Con el plan de salud HGVET Tranquilidad y por solo 24,95€ al mes puedes mantener a tu acompañante alejado de esta enfermedad tan contagiosa y conocida.